Blog

Pequeña meditación para enfocar el nuevo año

En esta meditación te propongo una revisión del año que ya ha pasado y una visualización del próximo año para enfocarte sin cargas y en positivo.

Tómate un tiempo de calma, un espacio para ti de unos 20 minutos aproximadamente.

Siéntate en una silla o en el suelo, con la ayuda de una manta o almohada bajo los glúteos. Si es la primera vez que te sientas en el suelo a meditar, puedes mirar este vídeo de 3 minutos.

Puedes escuchar el audio de esta meditación en el mismo canal de youtube, o bien leerla y hacerla a continuación.

Cierra suavemente los ojos y haz 5 respiraciones profundas y largas llevando todo el aire dentro y todo el aire fuera. A continuación, respira durante unos minutos poniendo toda la atención a la nariz, observando las sensaciones del aire al entrar y salir.

Cuando sientas que estás en el momento presente, calmando la mente, disponte a seguir la meditación visualizando el último año mentalmente. Observa los acontecimientos sin juzgarlos, sencillamente observando el transcurso del año.

A continuación, visualiza aquellos momentos o aquellas personas por las que te sientes agradecido. Pueden ser personas muy próximas o más lejanas. Conecta con este sentimiento de agradecimiento hacia ellas.

Sigue en conexión con tu año anterior y observa si aparece alguna necesidad de pedir perdón a alguien. Quizás algún momento no actuaste como te hubiera gustado. Ahora puedes visualizar aquel momento o persona y disculparte de todo corazón.

Siguiendo con la meditación y dando un paso más, pon atención ahora en si necesitas perdonar a alguien. ¿Aparece algún recelo hacia alguna persona? ¿Has sentido que te herían? Ahora es un buen momento para perdonar esta persona y liberarte del resentimiento. Forma parte del pasado. Dando vueltas sobre el mismo tema pierdes tiempo y calidad para el momento presente. Suéltalo y decide qué quieres hacer a partir de ahora con esta situación.

Ahora que ya has conectado con el agradecimiento y el perdón ya puedes visualizar el próximo año. ¿Cómo te gustaría que fuera? ¿Cómo te gustaría sentirte? ¿Cuáles son tus principales propósitos? Visualiza al menos 3 dejando que aparezcan sin forzar. Fíjate si son situaciones que dependen de ti. Es importante poner el enfoque en aquello que está en tus manos o sobre aquello que tienes algún margen de influencia a pesar de que alguno de los propósitos puede ser más general.

Reflexiona ahora sobre qué acciones puedes hacer para conseguir estos propósitos. Relaja el pensamiento para que puedan ir apareciendo diferentes ideas de forma creativa.

Cuando lo sientas, abre los ojos y escribe las reflexiones y acciones que te vengan en la mente.

Deseo que tu año esté lleno de plenitud y abundancia,

Nuria Balliu Castanyer

Girona, 15 enero 2021

Coaching en la naturaleza

Te atrae la naturaleza y te gustaría hacer un proceso de coaching en la naturaleza?

Imagínate que estás angustiado por el acceso de trabajo, por un conflicto con una persona próxima o bien preocupado por una decisión que tienes que tomar. Tienes este tema en la cabeza que no te deja dormir y te saca energía y tiempo para dedicarte a lo que realmente importa.

Llegas a mi consulta a través de un paisaje de prados verdes, amarillos, rojos de amapolas, un pequeño pueblecito y el Pirineo al fondo. Aparcas justo delante, con toda la calma. Respiras profundamente. El aire es fresco, limpio y sin contaminación. Hay silencio. Empieza este espacio para ti.
Mientras andamos (si prefieres andar que estar dentro la consulta), vamos hablando y avanzando en la sesión. Poco a poco te vas calmando, te vas centrando en ti y en lo que necesitas, puedes expresar lo que sientes, las dudas que tienes, las decisiones importantes que quieres tomar.

La naturaleza te ayuda a desconectar de tu entorno diario y a conectar contigo mismo.

Yo te voy preguntando para poner luz e ir clarificando, madurando el tema, verlo desde otro ángulo. Cuando te atascas con pensamientos recurrentes, nos paramos y hacemos algún ejercicio de mindfulness. Los sonidos de los pájaros, el crujir de los árboles, el aire fresco te ayudan a pararte, respirar y seguir adelante.

Y a medida que avanza la sesión sientes más ligereza. Vas clarificando lo que te pasa, lo que necesitas tú y tu entorno. Te sientes escuchado, escuchada.

Mientras volvemos hacia el pueblo, te enfocas en lo que harás los próximos días en relación al objetivo que te has marcado. Y te vas sabiendo que tienes una hoja de ruta, una alternativa, acciones para llevar a cabo y avanzar, para conseguir más bienestar.

Este método es una buena opción de coaching en esta etapa de confinamiento, porque puedes cuidarte y avanzar en tus objetivos sin riesgo de contagios. Las sesiones se hacen muy cerca de Girona, al aire libre y manteniendo la distancia de seguridad indicada en cada momento.

Reserva tu plaza o pide más información

Nuria Balliu y Castanyer

Girona, 4 de agosto del 2020

Como mindfulness te puede ayudar en la gestión del estrés

Qué pasaría si por un momento se parara el mundo y te dedicaras un tiempo. En silencio, tu a solas contigo.  Mindfulness te puede ayudar a que sea una de las experiencias más agradables de tu vida.

En algún momento esta pregunta nos puede provocar miedo, cuando pasamos las horas, los días y los años ajetreados todo el día. Cuando nos cuesta vivir el presente porque estamos demasiado ocupados en cambiar el pasado o preocupados por el futuro.

A través de los diferentes programas que propongo (Mindfulness Naturaleza y Mindfulness para la reducción del estrés MBSR) te acompaño a un encuentro saludable contigo, que te permitirá tener cura de ti y también mejorar las relaciones con tu entorno. De forma sencilla, a través de explicaciones, práctica, a veces audios para escuchar en casa, vas aprendiendo y vas integrando una serie de técnicas que te permiten poner conciencia en cómo te comunicas, como gestionas las emociones y a que dedicas tu tiempo.

A medida que van pasando las semanas, vas ganando concentración y atención en lo que haces en cada momento, y determinación a la hora de discernir a que quieres dedicar tu tiempo. La comunicación contigo mismo y con tu entorno se hace más fácil porque aprendes a simplificar las situaciones y las relaciones. Te es más fácil soltar y ser más flexible y amable contigo y con los demás.

El Mindfulness nace en los Estados Unidos, desde el ámbito médico, hace 40 años, con la necesidad de dar respuesta a situaciones donde la medicina no podía llegar. Ya fuera porque había un dolor emocional o un dolor físico crónico sobre el cual no existía tratamiento, o bien porque se quería prevenir dolencias causadas por el estrés.

Cuando sufrimos estrés de una manera bastante seguida, ya sea por nuestra personalidad o bien por la demanda del entorno en el que vivimos (un trabajo donde necesitamos salir de nuestra zona de confort continuamente, una situación de crisis a nivel familiar, una situación personal compleja…), nuestro cuerpo se reciente, igualmente que nuestro pensamiento y nuestras emociones.

El mindfulness, que significa atención llena, recoge prácticas milenarias orientales como la meditación, la relajación o el yoga, estudiándolas y adaptándolas en programas pensados para reducir el estrés en nuestra vida occidental.

Si no lo has hecho nunca, ven a probar esta experiencia!

Más información sobre el Programa MBSR (Reducción del estrés en 8 sesiones) online o presencial.

Más información sobre el Programa Mindfulness Naturaleza y retiro de un día.

Empieza a practicar con mis vídeos en el canal Núria Balliu de youtube.

Nuria Balliu Castanyer

Vilafreser, 30 de septiembre del 2020

Constelaciones familiares para vivir con más fluidez

Alguna vez has hecho una constelación familiar?  Te gustaría saber qué son  o vivir un taller en directo?

La mejor manera de conocer las constelaciones familiares es participando en un taller. Se trata de una metodología para resolver conflictos y desatascar situaciones de forma individual o en grupo.

Imagínate que tienes una sensación de malestar respeto un tema determinado: una relación de pareja que no se ha cerrado bien, un tema de salud que te perjudica, presión en el trabajo, alguna decisión que necesitas tomar y no llega nunca… Necesitas una nueva visión o bien un empujón para desencallar.

Para que tengas una idea más clara sobre lo que estoy hablando te explicaré algunas situaciones donde he podido acompañar a través de las constelaciones:

  • Madres preocupadas por sus hijos menores de edad.
  • Relaciones de pareja: personas que no se sentían a gusto con su relación de pareja o que estaban aferradas a una relación anterior. También personas que estaban bloqueadas a la hora de empezar una nueva relación.
  • Personas que necesitaban fuerza, determinación, empoderamiento en lo personal, profesional o en la vida en general.
  • Cuando no acabamos de encontrar nuestro lugar en algún ámbito de nuestra vida o en el mundo en general.
  • En momentos en que queremos tomar una decisión importante y necesitamos más información sobre la situación y sentimientos de las personas implicadas.
  • Cuando, desde un cargo de responsabilidad, se ha necesitado “ordenar” el equipo, encontrar un lugar par cada cual, valorar quién está preparado para asumir una determinada función.

Muy bien, ahora quizás tengas más claro en que te puede ayudar una constelación.

Y a continuación como lo puedes conocer en persona?

Es tan sencillo como apuntarte a uno de los talleres que hago mensualmente, o si prefieres hacerlo individualmente, pedir tu cita.

Una vez nos encontramos, me explicas brevemente el tema y lo representamos con la ayuda del grupo, o con figuras, si lo hacemos individualmente. También podemos representarlo con caballos.

Exploramos los sentimientos, situaciones, pensamientos, actitudes de cada persona implicada en el conflicto. Con mucho respeto y confidencialidad vamos viendo como la constelación nos muestra los obstáculos de aquella situación (palabras no dichas, emociones reprimidas, sentimientos no expresados, dolor acumulado) y poco a poco, a través de movimientos y algunas palabras clave, la constelación va fluyendo armónicamente para conseguir un mayor equilibrio en el sistema representado. Ya sea una familia, pareja, amistad, equipo o proyecto.

Las constelaciones familiares, desde mi visión, siempre son para bien. Nos ayudan a conocernos algo más, a reconocer a los demás, agradecer, perdonar y ver la situación desde una mirada más serena y madura, que nos aporta paz y tranquilidad.

Durante la etapa de COVID19 tenemos la posibilidad de hacer las constelaciones familiares al aire libre, tan individualmente como en grupo. Esto evita el riesgo de contagios y nos permite también estar en contacto con la naturaleza mientras avanzamos con nuestro tema.

Reserva tu plaza o pide más información

Consulta fechas y temas de los próximos talleres

Nuria Balliu y Castanyer

Girona, 25 de julio del 2020

Son muchos los padres y madres de amigas que nos dejan estos días

Esta crisis sanitaria se está llevando muchos corazones. Es un año en que predomina la sensación de otoño… madurez, vejez, soltarse a algo más grande. Dejar una vida para empezar muchas otras.

Photo by Daniel J. Schwarz on Unsplash

Con una muerte se remueven muchas emociones. La negación da paso a la frustración, el miedo se convierte en tristeza. La tristeza puede vivirse desde la desolación. Y todo vuelve a empezar. Momentos de lucidez, de conexión, de amor. Espacios para la profundidad con uno mismo.

La tristeza nos vuelca hacía la introspección y la propia intimidad. El cuerpo nos pide descanso y la mente también. El estar solas, en silencio, con poco ajetreo nos invita a recuperarnos del estrés de la perdida. A hacer el duelo, imprescindible para reencontrarnos con nuestras personas amadas desde otro lugar donde pueden aparecer los buenos recuerdos, la ilusión, un sentimiento de alegría, de reencuentro.

Amigas, amigos, papás y mamás queridas, abuelos y abuelas, sea donde sea que estéis os amamos y os deseamos toda la luz y respeto.

Núria Balliu Castanyer

Girona 12 de diciembre 2020

Por qué coaching con caballos

La pregunta que más a menudo me hacen cuando hablo de coaching con caballos es “Por qué con caballos?”

Los caballos son animales muy sensibles por el hecho de ser animales presa, es decir, tradicionalmente han sido cazados por otros animales depredadores. Esto les ha permitido desarrollar una alta sensibilidad para estar siempre alerta. Cuando viven en libertad pacen 16 horas diarias y, mientras pastan, son capaces de estar atentos a cualquier peligro que pueda haber a su alrededor. Por su naturaleza viven en manada, protegiéndose mutuamente y “avisándose” de los peligros. Por este motivo captan con facilidad nuestro estado anímico, nuestro nivel de “vibración”. Cuando estamos en un estado de angustia le transmitimos al caballo “aquí hay un peligro”, y se acelera él también.

Quieres saber cómo sería una sesión de coaching con caballos?

Imagínate que te apasionan los animales y la naturaleza. Y que hay algo que no te deja vivir del todo en calma. Tienes ganas de compartir esta desazón, de poner orden. Te dispones a hacer unas cuantas sesiones de coaching o mindfulness para encarrilar y avanzar en esta situación. Te da mucha pereza entrar en una consulta y tener que explicar todo entre cuatro paredes… así que…

Decides hacer tu proceso al aire libre, de forma más relajada. Concretamos agenda, llegas al pueblo y vamos andando hacia el prado donde vive mi yegua. Enfocamos el tema y durante el rato que estamos con ella, a través de la observación, conversación y ejercicios pie a tierra, te vas calmando y vas poniendo orden a los pensamientos.

Cuando lo que te pasa tiene que ver con las relaciones, los caballos son capaces de acentuar nuestra sensibilidad y potenciar cualidades como la empatía, la comunicación no verbal y la relación con los otros. De este modo, a través de una mirada hacía afuera y hacía adentro, puedes tomar conciencia de tus sentimientos y vas adquiriendo más confianza y satisfacción para afrontar la situación o las decisiones que necesites tomar.

Puedes escoger entre una sesión única, un pack de 3 sesiones o, para cambios mas profundos, el proceso entero de 8 sesiones.

Reserva tu plaza o pide más información

Nuria Balliu

Girona, 20 de julio del 2020

Seguimos cerrados… y ahora qué?

Photo by Harald Arlander on Unsplash

Veo esta hoja en blanco y no sé por dónde empezar a escribir. Son días tan intensos donde pasan tantas cosas sin pasar nada a la vez que me cuesta tirar de una de tantas ideas que me vienen a la cabeza.

Me ayuda muchísimo ir colgando estos vídeos gratuitos y saber que a muchos de vosotros os están siendo útiles. Esto me hace feliz.

Las emociones están a flor de piel, acumulando cansancio, carencia de sol y malas noticias sobre los familiares de amigos, de clientes, de compañeros y de alumnos que nos dejan.

Pienso mucho en los niños que llevan más de un mes cerrados en un piso, sin ni un balcón para poder salir… pienso cada día y les mando mucho amor desde aquí, a ellos y a sus familias. Pienso en las personas que ya tenían una situación delicada, de salud, economía o relaciones sociales y que la llegada del coronavirus les ha perjudicado todavía más. Les tengo muy presentes y les envío mucha fuerza, también.

Por otro lado, también hay momentos donde sale el sol, cuando pienso todo lo que estamos aprendiendo con esta situación, cuando agradezco profundamente el aprecio y apoyo de mi familia y todo el amor que puedo dar a mi alrededor. Momentos donde disfruto de las risas en casa, de los chistes de los amigos en el watsApp, del calorcito que desprende el fuego de la chimenea mientras afuera llueve, de la ayuda de los vecinos y de este sentimiento de solidaridad que se va desarrollando a medida que pasan los días y las semanas…

Y lo que me viene en mente con más fuerza es que todo esto no está pasando por casualidad. Que necesitábamos parar, sacudirnos, recomenzar con muchas cosas. Me pregunto si esa lluvia y frescura afuera durante esta primavera son casualidad o es que el planeta está agradeciendo esta parada de nuestro ritmo frenético.

Por último, y aquí vienen mis propuestas en este artículo, pienso que más que nunca nos tenemos que cuidar. Necesitamos rebajar expectativas y sobre todo cuidarnos física y mentalmente, ya llevamos muchos días de confinamiento y el cansancio se acumula.

Aceptar la situación nos ayudará a pasar a la acción. Aceptar que no podemos hacer lo mismo que hacíamos antes, y que nuestros hijos empiezan a estar cansados, también, por mucho que aparentemente se adapten tan fácilmente. Aceptar que se trata de ir viviendo cada momento de la manera más fácil para cada uno. Hacer menos y mas simple para llegar a más resultados satisfactorios para todos.

Esta vez he colgado un pequeño vídeo que podéis encontrar aquí (en catalán) dando algunas pautas para gestionar el estrés de estos días. Espero que os sirva tanto por ahora como para cuando salgamos.

Una fuerte y cálido abrazo,

Núria Balliu Castanyer
Vilafreser, 22 de abril del 2020

Recursos para conservar la calma durante y después del confinamento

 

Durante esta etapa pongo a tu disposición una serie de vídeos de introducción al mindfulness naturaleza para que te cuides y puedas cuidar a los tuyos.

También encontrarás consejos para gestionar el estrés y la incertidumbre del confinamento en los últimos artículos publicados.

I por último, ofrezco unas horas de atención telefónica gratuita, el martes por la tarde, para las personas que lo necesiten. Clica aquí para reservar tu llamada.

Tus vídeos (en catalán):

 

 

 

 

Las actitudes del mindfulness: presencia, abiertos a la experiencia, con amabilidad:

 

Como cuidarnos para cuidar a los pequeños durante el confinamiento

Lo más importante para nuestros pequeños y pequeñas es que los adultos conservemos la calma y las sonrisas. En este artículo te doy algunas pautas para el auto control y la cura mental a través del mindfulness.

Sé que es un momento difícil y que según nuestra situación personal y profesional podemos tener momentos de desesperación. Pero es una gran oportunidad para estar atentos a nuestro estado de ánimo. No dejarnos arrastrar por pensamientos negativos y

preocupaciones hacía el futuro será esencial, pues como sabéis, los pequeños captan lo que va por dentro.

Estar presente significa vivir cada momento como un momento único lleno de aprendizaje.

Te propongo pues, que estés atenta a cuando te estás yendo del momento presente. Te propongo que cuando te des cuenta, valores si los pensamientos que te han llevado hacia el pasado o hacia el futuro son constructivos o no. Te propongo, finalmente, que si no son constructivos, pongas atención en el momento presente y respondas a la situación de una forma constructiva. Alomejor necesitas un descanso.

Esto significa que no puedo sentir dolor? No. Es muy natural y legítimo sentir preocupación, tristeza, frustración en algún momento. Lo que más nos ayudará es observar estos sentimientos con amabilidad cuando detectamos que están y dejarlos irse tal y como han llegado, sin quedarnos atascados en ellos ni criticarnos para sentirlos.

Cómo puedo darme cuenta de cuando no estoy presente? Es cuestión de entrenamiento. Se trata de practicar la auto observación, de qué poco a poco vayas poniendo conciencia de tu estado. Poner atención en el cuerpo te puede ayudar, pues este responde a nuestros pensamientos. Si conectamos con preocupaciones, el cuerpo se tensa.

Estar presente significa que no hace falta que piense con el futuro? No exactamente. Naturalmente puedes sentar y planificar. Reorganizarte, reinventar tu proyecto, tu trabajo, planificar la semana, los horarios a casa con los pequeños. Pero esto es muy diferente del pensamiento recurrente hacia preocupaciones que no nos aportan nada de positivo.

Como cuidar la relación con los pequeños?
• Riendo cada día un rato.
• Reservando ratos por los juegos, payasadas, cosquillas…
• Poniendo música para cantar y bailar.
• Asegurando su descanso.
• Dando un mínimo de estructura al día, al menos de lunes a viernes, a nivel de horarios y hábitos.
• Todo esto no solo les ayudará a ellos. También te hará sentir mejor  y así podrás cuidar la relación con ellos.

También es muy importante que:
• Descanses cuando lo necesites y te tomes momentos de “kit Kat”.

Si te cuesta dormir o mantener la calma, he abierto un canal en youtube con ejercicios para aprender a meditar y relajarte. Clica aquí para acceder.

Ánimos, ya nos queda menos!

Nuria Balliu, 24 de marzo 2020, Vilafreser

Bienvenido coronavirus

Una situación muy extraña… muy nueva al menos para nosotros los occidentales. Desde el primer momento que anunciaron confinamiento me planteé que nos encontraríamos por primera vez con los niños a casa sin poder contar con los abuelos, tías, vecinos, etc.

¿Quizás es una lección para la convivencia? Una lección para vivir con la pequeña familia que hemos creado y de la que a veces nos sentimos lejos…? ¿Demasiadas horas fuera de casa?  ¿Buscando otros espacios para evitar discusiones?

Más allá de las consecuencias económicas que esto pueda tener, que probablemente serán mucho más graves de lo que hubiera podido pasar si hubiéramos confinado las personas de riesgo, en lugar de confinarnos todos, me gustaría hablar aquí de los aprendizajes que podemos sacar, y de algunas pautas para seguir estos días.

Las situaciones que nos sacan de nuestra zona de confort (aquello conocido, rutinario, de nuestro día a día) son una gran oportunidad para aprender. Si lo vemos desde el punto de vista de un reto, estaremos muchos días conviviendo con nosotros mismos y con las personas de nuestro entorno más próximo. Esto puede provocar que aparezcan conflictos (con nosotros mismos o con el entorno) que habitualmente no tenemos porque los evitamos. Es una oportunidad ahora estar abiertos a observarnos con amabilidad. A practicar la escucha activa con los demás, a ayudarnos y buscar soluciones.

Por otro lado, lo más recomendable des de un punto de vista de salud y bienestar mental, es seguir en la medida que podamos, con la normalidad del día a día. A pesar de estar confinados, podemos seguir muchas rutinas, como por ejemplo los horarios (laborales y escolares) de entre semana, vestirnos, horarios de comidas, hacer ejercicio (hay múltiples recursos para hacer ejercicio a casa), hacer yoga (os recomiendo David Lloret en el canal de youtube  del de Espai de Ioga), hacer meditación (puedes seguirme con meditaciones a la naturaleza en youtube). Seguir una dieta equilibrada también nos ayudará a fortalecer nuestro sistema inmunitario.

En relación a los niños, los que tenéis pequeños en casa, cuanto más puedan seguir la rutina de entre semana mejor. Que tengan espacios para actividades más mentales y espacios para jugar, practicar des de casa los extra escolares tratando de seguir el horario parecido. Todo esto desde la calma y la flexibilidad, está claro, como ideas para ir dando una mínima estructura a estos días de confinamiento. Os puede ayudar mucho, también, marcaros un objetivo de ocio al día, o almenos sábado y domingo, por ejemplo hacer un bizcocho, jugar a un juego de mesa, poner música y bailar, etc.

Algunos de los que trabajamos por nuestra cuenta ya estamos habituados a hacer “malabares”, durante las vacaciones escolares, para seguir trabajando des de casa a pesar de tener los niños. Por otros es una situación nueva. Es natural que en algún momento nos colapsemos, asustemos, estresemos… la solución es tratarnos con respeto y compasión, a nosotros y a los demás, dándonos margen para equivocarnos y reorganizar lo que haga falta. Las emociones nos pueden generar bienestar o malestar pero no son ni buenas ni malas. Todas tienen un sentido. Escuchémonos estos días para ir viendo qué necesitamos en cada momento y poderlo comunicar a las personas cercanas.

Adelante, ánimos y salud

Núria Balliu Castanyer
Vilafreser marzo 2020