Convertir las preocupaciones en acciones

Estás preocupado/a por algún tema?Preocupacio

Todos tenemos preocupaciones más o menos a menudo que a veces nos superan y nos dejan pegados en el pensamiento: los hijos, el trabajo, el tema económico, la salud, los estudios, etc. Le damos vueltas y más vueltas, nos llegan a sacar el sueño y la calma durante el día y tenemos la sensación de que no podemos hacer nada.

Ante esta situación tenemos varias opciones. Podemos quedarnos en la preocupación y dejarnos llevar por el miedo, o bien podemos detenernos un momento y poner conciencia.

Y cómo lo hacemos?

Es sencillo. Anotemos en un papel que es lo que nos preocupa, exactamente, y luego analizamos sobre cuáles de estas preocupaciones podemos hacer algo. Como dice Stephen R. Covey , podemos diferenciar nuestras preocupaciones en tres grupo:

Aquellas respecto las que tenemos un control directo.
Aquellas respecto las que tenemos un control indirecto (a través de otras personas).
Aquellas respecto las que no tenemos ningún tipo de control (por ejemplo cosas del pasado).
Centrémonos en aquellas preocupaciones sobre las que podemos hacer algo y exploramos qué es lo que podemos hacer. Tomamos decisiones y pasamos a la acción.

Este pequeño ejercicio nos permite ser proactivos, es decir, autorresponsabilizar seleccionados y facilitar que las cosas pasen. Desatascar seleccionados, en definitiva.

Las preocupaciones respecto a las cuales tenemos un control indirecto y que pueden tener solución a través de otras personas las podemos abordar mediante habilidades sociales como la empatía, la asertividad, la escucha.

Y por último, ante los problemas sobre los que no tenemos ningún tipo de control lo que podemos hacer básicamente es adoptar una actitud de aceptación desde la calma con el fin de aprender a convivir con ella.

Argumenta a favor de tus limitaciones y, por supuesto, serán tuyas Richard Bach

Núria Balliu