Mindfulness & vida cotidiana

El mindfulness o meditación de atención plena consiste en conectar con el momento presente de una manera directa y sin prejuicios.

Cuando entrenamos en esta habilidad, a través de la meditación o el yoga, incrementamos nuestra capacidad de estar presentes y esto hace que mejore nuestro bienestar psíquico y físico. El líder espiritual y maestro budista Thich Nhat Hanh, explica que el regalo más valioso que podemos hacer a los demás es nuestra presencia. Podemos aplicar la meditación en cualquier ámbito de nuestra vida: el trabajo, las relaciones, las tareas cotidianas de comida, cuidar de nosotros, descansar.

A través de este artículo te invito a que te preguntes en qué medida estás presente a lo largo del día. Mientras haces las actividades diarias, estás presente o estás pensando en otras cosas? Mientras te hablan tus seres queridos, estás presente o estás pensando en lo que tienes que hacer después. Mientras descansas, estás descansando al cien por cien o la cabeza no para?

Ahora que probablemente has tenido unos días de vacaciones, dirías que has sido muy, poco, o nada presente? Probablemente, cuando te relajas sientes que estás más presente y saboreas más lo que estás haciendo y lo que te rodea.

La vida moderna, las prisas, las nuevas tecnologías, la necesidad de inmediatez por las cosas nos alejan de esta capacidad de estar presentes que todos tenemos, y que podemos ver tan claramente a los bebés, o nosotros mismos cuando estamos más relajados.

La buena noticia es que nos podemos entrenar para estar presentes más a menudo. Nos podemos entrenar para gestionar los estímulos de la vida moderna desde la calma. Nos podemos entrenar para actuar en lugar de reaccionar y convivir con nuestro día a día con más amabilidad.

La presencia requiere calma, amabilidad y respeto hacia uno mismo y hacia el entorno. A través de la meditación podemos potenciar estas actitudes que ya tenemos para consolidarlas en nuestro día a día.

En este primer artículo sobre mindfulness te propongo un pequeño ejercicio para que empieces a practicar en las tareas diarias de cuidado de uno mismo:

– Elige una tarea de tu higiene diaria para aplicar la atención plena (puede ser la ducha, lavarse los dientes, peinarse …)
– Empieza a hacer esta tarea que has elegido poniendo toda la atención. Imaginando durante un rato que lo único que existe en el mundo es eso que estás haciendo.
– Ponte un objetivo en relación al ejercicio (por ejemplo, “me ducharé con atención plena cada mañana, durante la próxima semana”, o bien, “me lavaré los dientes con atención plena al menos una vez al día, durante la próxima semana “, etc.).
– Revisa tu objetivo al cabo de una semana de haber comenzado y plantéate un nuevo objetivo.

Si quieres profundizar y seguir explorando en el ámbito del mindfulness sigue cotilleando este blog, ven a hacer un programa de mindfulness en la naturaleza o lee un poco más sobre este tema.

Algunos libros que te pueden interesar son:

– Alujas, Vicenç i Simó, Guillem. Arquitectura de la calma, Angle editorial, 2014.
– Martín Asuero, Andrés. Con rumbo propio, Plataforma editorial, 2008.

Espero que este artículo te sea de utilidad y que incrementar tu estado de presencia con los tuyos