Nuestros impulsores

Según el Análisis Transaccional existen cinco impulsores que nos llevan a actuar de una determinada manera. Los aprendemos de pequeños, mientras configuramos nuestra personalidad y a lo largo de la vida nos empujan hacia un guión u otro. Hacia una manera de vivir las situaciones y actuar en consecuencia.

Estos impulsores son:

  1. Sé perfecto.
  2. Complace a los otros.
  3. Esfuérzate.
  4. Sé fuerte.
  5. Date de prisa.

¿Alguno de estos te resuena?

Detrás del primero, “sé perfecto”, hay el mensaje de que “solo estaré bien si lo hago todo bien”. Cosa difícil porque ya sabemos que la perfección no existe. Si estás en esta trampa te puede ayudar decirte que “ya eres suficientemente bueno o buena tal y como eres”.

Hands holding brain with puzzle paper cutout, autism, Epilepsy and alzheimer awareness, seizure disorder, world mental health day concept

Detrás el segundo, “complace”, el mensaje interno es que “solo estarás bien si gustas a la gente”. Lo cual es imposible porque todos sabemos que no podemos gustar absolutamente a todo el mundo, aunque nos cueste aceptarlo. Si sientes que hay una identificación con este impulsor te ayudará decirte “está bien que te gustes a ti mismo o misma”.

Seguimos con el tercero, “esfuérzate”. Detrás este se esconde la frase “para estar bien tienes que esforzarte al hacer las cosas”. Esto tiene como consecuencia intentar hacer las cosas una y otra vez sin conseguirlo. Inconscientemente te lo organizas para que siempre tengas que estar esforzándote. ¿Te suena? No te preocupes, hay un antídoto que es repetirte que “está bien seguir adelante y hacerlo”.

Respeto el cuarto, “se fuerte”, contiene la idea de que “solo estarás bien si escondes tus sentimientos y deseos a la gente”. Entonces nos cuesta expresar los sentimientos y pedir ayuda porque no nos permitimos mostrar a los otros nuestra debilidad. Y esto provoca que se nos haga difícil clarificar a los demás aquello que necesitamos. La grabación que te puedes repetir en caso de que sientas enganche con este es “está bien que muestres tus sentimientos y que te sinceres con lo que necesitas”.

A estas alturas del artículo quizás ya te has identificado con alguno o varios. Es natural. Forma parte del hecho de ser humano. Bienvenido al club. La buena noticia es que los podemos transformar. Seguimos con el último.

El quinto, “ve de prisa”, habitualmente va del brazo con otro de los impulsores y lo refuerza. Cuando tenemos la sensación de que para hacer las cosas bien las tenemos que hacer rápido, lo que nos puede ayudar mucho es decirnos “está bien que te tomes tu tiempo en hacer las cosas”.

Todos estos impulsores nos han ayudado a desarrollarnos como persona. Han tenido su papel y han colaborado en nuestra supervivencia y convivencia. Ahora bien, cuando nos damos cuenta que los hemos llevado al extremo y que nos están perjudicando, podemos aprender a compensarlos poniendo conciencia, estando presentes y atentos a nuestro comportamiento y aplicando los auto mensajes que os he dejado como regalillo en este artículo.

¡Deseo que tengas un año lleno de prosperidad y desarrollo consciente!

Para escribir este artículo me he basado en los aprendizajes del curso Coaching Sistémico Transaccional, de Marta Albaladejo y en el libro AT Hoy, de Ian Stewart y Vann Joines. Teniendo presentes los descubrimientos que aportó Eric Bern a la psicología humana a través del Análisis Transaccional. Gracias Sr. Bern.

Núria Balliu i Castanyer
Vilafreser, 11/01/2022

Vull rebre informació de les activitats de Núria Balliu i exercicis per fer a casa.

Enviat correctament. Gràcies!