Pequeña meditación para enfocar el nuevo año

En esta meditación te propongo una revisión del año que ya ha pasado y una visualización del próximo año para enfocarte sin cargas y en positivo.

Tómate un tiempo de calma, un espacio para ti de unos 20 minutos aproximadamente.

Siéntate en una silla o en el suelo, con la ayuda de una manta o almohada bajo los glúteos. Si es la primera vez que te sientas en el suelo a meditar, puedes mirar este vídeo de 3 minutos.

Puedes escuchar el audio de esta meditación en el mismo canal de youtube, o bien leerla y hacerla a continuación.

Cierra suavemente los ojos y haz 5 respiraciones profundas y largas llevando todo el aire dentro y todo el aire fuera. A continuación, respira durante unos minutos poniendo toda la atención a la nariz, observando las sensaciones del aire al entrar y salir.

Cuando sientas que estás en el momento presente, calmando la mente, disponte a seguir la meditación visualizando el último año mentalmente. Observa los acontecimientos sin juzgarlos, sencillamente observando el transcurso del año.

A continuación, visualiza aquellos momentos o aquellas personas por las que te sientes agradecido. Pueden ser personas muy próximas o más lejanas. Conecta con este sentimiento de agradecimiento hacia ellas.

Sigue en conexión con tu año anterior y observa si aparece alguna necesidad de pedir perdón a alguien. Quizás algún momento no actuaste como te hubiera gustado. Ahora puedes visualizar aquel momento o persona y disculparte de todo corazón.

Siguiendo con la meditación y dando un paso más, pon atención ahora en si necesitas perdonar a alguien. ¿Aparece algún recelo hacia alguna persona? ¿Has sentido que te herían? Ahora es un buen momento para perdonar esta persona y liberarte del resentimiento. Forma parte del pasado. Dando vueltas sobre el mismo tema pierdes tiempo y calidad para el momento presente. Suéltalo y decide qué quieres hacer a partir de ahora con esta situación.

Ahora que ya has conectado con el agradecimiento y el perdón ya puedes visualizar el próximo año. ¿Cómo te gustaría que fuera? ¿Cómo te gustaría sentirte? ¿Cuáles son tus principales propósitos? Visualiza al menos 3 dejando que aparezcan sin forzar. Fíjate si son situaciones que dependen de ti. Es importante poner el enfoque en aquello que está en tus manos o sobre aquello que tienes algún margen de influencia a pesar de que alguno de los propósitos puede ser más general.

Reflexiona ahora sobre qué acciones puedes hacer para conseguir estos propósitos. Relaja el pensamiento para que puedan ir apareciendo diferentes ideas de forma creativa.

Cuando lo sientas, abre los ojos y escribe las reflexiones y acciones que te vengan en la mente.

Deseo que tu año esté lleno de plenitud y abundancia,

Nuria Balliu Castanyer

Girona, 15 enero 2021